rutina bebe dormir sueno

Siempre hablamos de lo positivo que es tener rutinas y rituales para ayudar a dormir tanto a recién nacidos, bebés y niños pequeños. Es algo con lo que se puede empezar desde el día que llegáis a casa por primera vez con vuestro peque. Un ritual para dormir es algo que se hace de manera repetitiva que ayuda al bebé a relajarse y conciliar el sueño.

Sabemos que con un recién nacido puede ser algo complicado seguir un horario regular, pero a partir de los 3 meses es recomendable empezar a establecer un patrón con un ritual para dormir que te ayude a tener un mejor control de las horas que duerme, las horas que pasa despierto y que te ayude a organizar el día. En realidad, es posible que con el tiempo hayáis ido creando una rutina para ayudar a dormir a vuestro bebé.

A partir de los 5-6 meses, sí recomendamos empezar con una rutina para la hora de la siesta y otra para dormir por la noche, será un gran inicio para ir estableciendo los horarios según sus ventanas de sueño o periodos de vigilia y evitar que se encuentre demasiado cansado para dormir por la noche.

La rutina para dormir es una asociación positiva

La rutina es lo que le indica al peque que se acerca la hora de dormir. Es una señal clara para que su cuerpo se prepare, le aporta seguridad y le ayuda a entrar en el sueño de una manera relajada. Pero es importante recordar que el sueño infantil es complejo y la rutina no es el único elemento que te ayudará a mejorar su descanso. La rutina para dormir es, en sí misma, una asociación positiva para conciliar el sueño. Es un elemento que trabajamos mucho con las familias.

Siempre recomendamos tener un ritual de sueño porque además es un momento tranquilo que cualquier madre o padre puede tener con su peque. Es un momento conexión que ayudará al pequeño a desconectar y descansar.

¿Cuáles son los ingredientes de una buena rutina para dormir?

  • Evoluciona a medida que el peque crece. Cuando un bebé se desarrolla, sus necesidades cambian y hay que ir haciendo pequeños cambios en el ritual de sueño si hay elementos que le dejan de funcionar y en lugar de aportarle calma, le estimulan.
  • Predecible, repetitiva y en el mismo orden. Es lo que ayudará a crear esa asociación positiva y a que asimile esos pasos previos para ir a dormir, ya sea en las siestas o por la noche.
  • Desconexión. Aunque no hay nada escrito sobre cómo debería ser la rutina para dormir, generalmente el mejor punto de partida para la rutina de la noche es un baño de agua tibia y el punto final es leer un cuento justo antes de ponerlo en la cuna (o leer el cuento en la cama si no duerme en cuna), cantar una nana o un rato de mimos.
  • Luz tenue. Desde el inicio de la rutina, te recomendamos bajar la intensidad de las luces de casa. Le ayudará a ir disminuyendo el ritmo porque es otra señal clara para su cerebro de que se acerca el momento de dormir.
  • La duración importa. La rutina no debería durar más de 30 minutos por la noche y no más de 15 minutos para las siestas. Si dura demasiado, se corre el riesgo de que se pierda su ventana de sueño y empezará a activarse de nuevo, se estimulará y le costará conciliar el sueño.

Si necesitas ayuda para mejorar el sueño de tu peque, escríbenos. Evaluaremos el caso de tu peque y juntos veremos cuál es la mejor manera de ayudarle a descansar mejor.

ESCRÍBENOS
Babysleepsolutions Amelia Hunter

Cuidamos mucho el contenido de este blog, por lo que todo el equipo participamos en él. Esperamos que nuestros consejos te ayuden a mejorar el sueño de tu peque y que la información que encuentres aquí te ayude a descubrir y entender cómo funciona el sueño infantil.

¡Felices sueños!
EQUIPO BABY SLEEP SOLUTIONS

ENTRADAS RECIENTES